A estas morras se les calienta la panocha en el hotel

Estas dos chavas se les calienta la boca muy pronto. Están hambrientas tanto de hambre como de verga y el compañero de cuarto esta hay para complacer a todo lo que le pidan. Quieren pizza y para lograrlo las dos perritas entregan su cuerpo. El wey tiene carne para ellas y entre las piernas se encuentra un buen chorizo que van a comer. Se la chupan hasta el fondo las dos y a falta de alimento buena es una cogida bien sabrosa con la que calmar los ánimos 

908 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *