Morrita con su vagina bien peluda disfruta de una cojida muy sucia

18549
Share
Copy the link

Ya no me gustan las morras que están toda depiladas, me gusta sentir el tacto de esos pelos púbicos y con mis manos voy frotando su panocha poco a poco hasta que ya la tengo a punto de caramelo y esa almeja chorrea líquidos por todas partes. Es la hora de sacarme la verga que ya la tengo bien pelada para metérsela en la boca. Su lengua recorre toda mi pinga y creo que si se me pone más dura me va a explotar de lo excitado que me pone su garganta. No dejo de frotarle el clítoris mientras que ella no deja de chupármela.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *