Pasamos la tarde mi chavita y yo cojiendo en casa de ella aprovechando que no están sus padres

12351
Share
Copy the link

Tengo una nueva chavita que tiene una panocha bien chingona y suave al tacto. Sus padres siempre están en su casa, pero hoy están de fiesta en casa de unos amigos, por eso es el día perfecto de cojer tranquilos con mi morrita. Una copa y unas caricias hacen falta para poner cachonda a la morra. Le chupo las tetas y al momento la tengo mamando de mi verga. Nos quedamos sin ropa y la abro de piernas en el sofá. Esa panocha pide a gritos ser penetrada y cuando la punta de mi verga entra en ella ya no puedo parar de fornicar. Termino echándole toda la carga en su bonito culo blanco.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *