La pelirroja casi se queda sin respiración de lo profundo que me come la pinga

5253
Share
Copy the link

Tengo como amante a una nueva muñeca pelirroja que es un cañón con esa boca. Ha nacido para chupar pingas y antes de metérsela dentro de ella me hace un baile sexy para que vea lo rica que esta. Tiene unos pechos naturales bien chingones y cuando me palpa los calzones buscando mi verga me pongo un chingo de caliente. Al fin libera a la serpiente que tengo entre las piernas y la mamada que me hace mirándome a los ojos y chupándola hasta que toca en las paredes de su garganta me la pone dura como el mármol. Su pucha también quiere ser penetrada tanto o más que su boca y la penetro con pinches ganas a esta puta de pelo como el fuego hasta que me vengo en su boca.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *