Me perforan la panocha con un martillo que no deja de penetrarme

14126
Share
Copy the link

Mi chico es un sol a la hora de darme duro por la panocha. Su verga encaja en mi como anillo al dedo y cuando está dentro de mi empiezo a mover las caderas como si no hubiera un mañana. Me pone muy cachonda su verga y cuando me da cachetadas me pongo bien bruta. Cuando me penetra solo puedo pensar en su gran verga dentro de mí. También hay momento para chupársela y machacarle el pellejo cuando se la jalo. Necesito líquidos para seguir el ritmo y entre mamadas me da un refrigerio y sacarle el jugo a mi macho.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *