Tengo a una perra muy sexy en mi sala de tortura

Tengo en mi casa a una nueva candidata para ser castigada en mi sala de tortura sexual. A ella le va el sado tanto como a  y tengo preparado toda una sala para su disfrute teniendo sexo del duro. Yo soy el verdugo que va a tener el control sobre ella y la neta, quiero ver como sufre y disfruta con el sexo a partes iguales. La ato a una pinche cruz de madera que tengo con grilletes y una vez no se puedo mover le masturbo con mis dedos hasta que chorrea. Le sigo trabajando la almeja y cuando está a punto de caramelo es cuando la penetro y dejo que otros amigos se la metan por la boca.  

307 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *