Una perrita madura con unos senos bien chingones

Pero que ven mis ojos, una madura de lindos pechos y un pelo negro como el carbón chupándose los pezones y tocándose su vagina como una gata en celo que desea una buena verga para chuparla. Tiene a un wey con la pinga llena de venas para que su boca no se quede sin merienda. La mamada que le hace cumple con las expectativas y después de frotar con sus labios el pene erecto del wey llega la hora de penetrar esa panocha que esta entre medio de unas nalgas perfectas. Es cogida hasta las últimas consecuencias y todo el semen va a parar a sus hermosos pechos.  

1654 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *