Policías fronterizos se aprovechan de las morras que atrapan

Estos pinches policías fronterizos están a la caza de toda morra que pase por la frontera. No para deportarla si no para aprovecharse de ellas y casi violarlas. Una morrita aventurera es la que le toca lidiar con el pendejo del guardia y la que se tiene que agachar en la arena del desierto para chuparle la verga y poder quedar libre. La morra está bien chingona y hace todo lo que le pide el wey, que es básicamente chuparle la verga hasta que se venga en su cara. Ella hace todo lo que le pide y se la traga como una buena puta bien pagada.

30057 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *