Una preciosa pendeja extranjera se queda sola con unos weys con un chingo de ganas de cojer una buena panocha

2920
Share
Copy the link

Después de un partido de futbol estos compadres se ponen a platicar de las mejores jugadas cuando en su cocina aparece una morra extranjera pinche atractiva. El novio inconsciente la deja sola con los dos weys y cuando se va empieza la fiesta de besos y lametones por todo el cuerpo. La morra se deja cojer y cuando le bajan las bragas tiene una panocha hermosa y los dedos del mayor recorren sus labios vaginales. Ella usa su boca para sus vergas y su panocha es penetrada una y otra vez hasta que los dos weys eyaculan encima de ella.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *