La primera culiada a una hembra bien gruesa

Esta es la primera cita que tengo con esta hembra tan gruesa que cuando vio mi verga dura quiso al instante ser cogida y que le metiera bien adentro hasta el fondo mi pinga en su interior. Mis ojos se deleitan viendo su cuerpo desnudo en el sofá esperando a que le clave mi estaca dentro de ella. Cogemos y gozamos el uno del otro. Su anatomía es perfecta y su panocha recibe con ganas las embestidas de mi rabo. Esta padrísimo coger con ella y cuando la chava empieza a botar casi me muero de gusto.  

14084 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *