Su cara redonda me chupa la pinga hasta venirme en su cara

2375
Share
Copy the link

Hay días que me apetece estar tirado, totalmente desnudo y que me expriman la verga sin yo hacer nada. Solo disfrutar de una buena mamada que me proporciona la pendeja de mi amante que, aunque no tiene un cuerpo rico, sabe cómo satisfacer mi verga con su boca. Yo me depilo los pelos púbicos por ella, para que no tenga ninguna dificultad en chuparme la pinga y se la meta en la boca lo más profundo que pueda. Su lengua gorda y sus labios húmedos me hacen una mamada tan rica que hasta los pelos del pinche culo se me meten para adentro de tanto que me succiona.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *