Teniendo sexo rico en la frontera

Todo esto empieza cuando estoy con mi negro cruzando la frontera para llegar a tierras extranjeras. Estoy tan excitada por el viaje que no me puedo aguantar de darle unas chupadas a su verga negra antes de seguir el camino. La tiene bien grande mi chavo y mi lengua sabe cómo saborear ese manjar en forma de barra que tiene tan duro. Le como todos los huevos y para acabar como se merece nos vamos a la sombra de un árbol a coger como conejos en celo. Me coge tan duro que creo que me voy a quedar embarazada.

9384 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *