El sexo con las tetonas me transforma en una máquina de coger

Las tetonas hacen que se despierte algo en mi cabeza que me pone la verga tan dura que podría coger hasta el infinito. Ver sus pechos rebotar cuando me está chupando la pinga me pone bien bruto y le cojo la cara. Por supuesto ella me hace una rusa con sus enormes campanas que tiene de pechos. Me convierto en una máquina de coger cuando estoy con una rica pechugona como ella. El sexo es apasionado y profundo, tanto, que al eyacular mis huevos se quedan vacíos de materia prima.  

2192 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *