Soldado cogiendo por el culo a una guarra esposada

En la guerra los soldados pueden pasarse mucho tiempo sin probar vagina y cuando vuelven a su país y tienen la suerte de estar con una madura bien guarra como esta, se le pone la verga como el mástil de una bandera. La chava está bien cerca del soldado y sus manos se posan en sus pantalones para que sepa que está más salida que el pico de una mesa. El wey se la saca y la perra se la chupa. La pendeja le gusta ser dominada y que le den por el culo. Esposada y mirándose al espejo va sintiendo la pinga del soldado en su ano.  

4995 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *