No tenemos muchos clientes y cerramos la tienda para meterle la verga a mi empleada

4617
Share
Copy the link

Tengo una tienda de alimentación que cuando no hay mucha clientela la cierro y le digo a mi joven empleada que se baje las bragas y que se siente en mi verga que ya la tengo como una estaca para matar al pinche Drácula. Quiero penetrarla duro y ella se abre de piernas para mí y su panocha es usurpada por mi pinga con ganas. Empieza a mover su cuerpo y mientras me la cojo le doy cachetadas en su caliente culo redondo. La cosa cada vez se pone más violenta y rápida y el orgasmo me recorre todo el cuerpo hasta que baja a mis huevos y sube por mi verga. Tengo que sacarla de su panocha para no dejarla preñada.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *