Tengo una hermanastra virgen que me pone bien cachondo cuando me la cruzo por los pasillos de la casa

222321
Share
Copy the link

Tengo una nueva hermana que me pone bien cachondo cuando la veo en el servicio limpiándose los dientes con esa ropita interior blanca que me hace fantasear todas las noches. Mi deseo por ella ya no podía más y he empezado a acariciarle su culito a ver como reaccionaba. Ha sido como yo quería y ella ha empezado a ponerse cachonda y he seguido masajeándole su panocha tupida mientras ella seguía con el cepillo de dientes. Mas tarde me ha dicho que estaba dispuesta a chuparme la verga y me a echo una de las mamadas más memorables que yo recuerdo en años. Para no tener mucha experiencia sabe bien chupar vergas.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *