Una tetona de Santiago cogiendo como una puta en celo

Esta pendeja quiere pasar un rato bien chido con su amigo el gringo y no se corta ni un pelo cuando están en la habitación solos. Cuando se saca sus enormes tetas el wey se queda sorprendido y con ganas de pegarse a la chava y disfrutar de su cuerpo. Ella quiere sexo duro y empieza a tocarse los pechos mientras que le busca la pinga. Se la chupa rico y mientras que tiene toda la carne en la boca sus labios hacen gozar al gringo. Llega la hora de coger y esa panocha pide a gritos ser penetrada. Una delicia fornicar con esta pendeja de pechos gordos.  

2800 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *