Se traga una verga como una lanza

3429
Share
Copy the link

Una casa en silencio, un wey con una verga como una lanza y una morra que no deja de mirársela y pensando que no le va a caber entera en su boca. Mirando hacia arriba sus ojos se cierran y su boca se abre para empezar a chupársela como pueda. Se ve que disfruta que le penetren la garganta y respirando cuando le deja el chavo con la pinga de caballo no deja de darle placer con su técnica de mamar pingas más grandes que su cara. La pendeja empieza a sudar por el esfuerzo y su pelo largo se pega en su piel mientras que todo termina cuando el wey se viene dentro de su boca.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *