Tranquilo en la mesa de la masajista disfrutando de como me mama la verga

11390
Share
Copy the link

Mi vida es un no parar y muchas veces para desestresarme me voy a una masajista que con sus manos me deja bien tranquilo. Para que la cosa sea aún más chingona ella se fija en la verga que tengo tapada por la manta mientras sus manos tocan mi pecho. Me aparta el pequeño trozo de tela y su boca me hace una rica mamada. A mí me sienta un chingo de bien y le dejo que siga con el lavado de pinga. Me cojo su rica panocha para que se nos pase el estrés a los dos con una rica cojida.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *