Un trasero que es una obra divina y un placer celestial poder meterle la verga

20005
Share
Copy the link

Mi esposa tiene un trasero como pocas morras. Esta grandote y redondo y en proporción es perfecto para mí. Cuando se quita las bragas y me muestra su imponente parte de atrás me pongo duro al instante. La agarro de las caderas y la penetro con ganas esa panocha para pasar después a su agujero del ano que está bien apretadito para el goce de mi rabo. También es buena dando sexo oral y la pendeja lo hace todo bien, por eso me case con ella para que me dé orgasmos a todas horas.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *