Mi única obsesión en la vida es poderme cojer a la pequeña y dulce prima que vive cerca de mi casa

12223
Share
Copy the link

Tengo una obsesión que tengo que cumplir porque si no me voy a volver loco. Mi dulce y pequeña prima con su cuerpo para el pecado me tiene comida la cabeza de tanto que pienso en ella. Su pelo castaño, su nariz grande y ese culo respingón que cuando anda no para de moverse. Al fin ella un día sin decirle nada se viene a mi casa y me dice las palabras mágicas. Me dice que quiere cojer conmigo todo lo que pueda. Se me abren los ojos y se me hincha la verga al oír semejantes palabras. Nos vamos a la habitación y empiezo a acariciarle el culo muy lentamente. No lo aguanto más y me saco la verga para que me la chupe. Su mamada es espectacular y su rica panocha hacen mis que mis ganas por cogerla sean infinitas. Le doy bien duro en todas las posiciones que puedo.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *