Mi vieja trata mi verga con toda la admiración y me hace una mamada que me deja sin respiración

Mi vieja me chupa la verga con todo el amor del mundo. Como me pone cuando quiere chuparme de esa manera. Cierra los ojos y se entrega a mi rabo por completo. Le vale madre que se la meta por la panocha o no. Ella me dice que disfruta teniendo mi pinga en su boca, que solo con el olor se escita y quiere tener todo mi sabor en su lengua. Se la restriega por toda la cara y cada segundo que la tiene entre sus manos más me caliento y más ganas de llenarla de leche me entran. Pero como me excita mi chava.

10957 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *