Este wey tiene la suerte de cojerse a una vieja bien grandota de pechos enormes

Esta vieja de pechos enormes quiere tener un jardinero para que le siembre plantas exóticas en su jardín y contrata a este wey para que le haga el trabajo. El pinche pendejo al ver semejante hembra tan bien echa la espía cuando está en la ducha y esta se da cuenta de su presencia y cuando sale de la ducha el pendejo se tropieza y se da un golpe en la cabeza. La vieja sale desnuda y se preocupa por él y para que se mejore que mejor manera de comerle la verga. El wey está bien agradecido por ello y se la coje duro para que tenga un buen recuerdo de los jardineros mexicanos.

9962 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *